201611.07
0
0

Se reconoce toda la antigüedad de un trabajador temporal de la CAM a pesar de las interrupciones entre contratos

Con esta sentencia, el Juzgado de lo Social núm. 33 de Madrid rompe la regla de solución de continuidad de tres meses que establece el Convenio Colectivo de personal laboral de la Comunidad de Madrid.

Juzgado de lo Social nº 33 Madrid, Sentencia 327/2016, 25 Oct. Rec. 757/2016

Un trabajador de un Hospital Público madrileño demandó al Servicio Madrileño de Salud reclamando el reconocimiento de una antigüedad superior a la fechada al tiempo de la conversión de sus precedentes contratos temporales en un contrato indefinido. Entre 1990 y 1998 encadenó varios contratos temporales hasta que las partes suscribieron un contrato indefinido.

El SERMAS alega en su defensa que transcurrieron más de tres meses entre cada uno de los contratos temporales y el siguiente, e invoca lo dispuesto en el Convenio Colectivo del personal laboral de la Comunidad de Madrid que establece que si hay una solución de continuidad entre contratos de personal laboral superior a tres meses, no se acumula la antigüedad del trabajador.

El Juzgado madrileño, haciéndose eco de reciente doctrina del TJUE que iguala la indemnización de los trabajadores fijos a los trabajadores temporales, ha decidido no aplicar la regla prevista en el Convenio Colectivo sobre la continuidad de tres meses y dar la razón al trabajador a quien reconoce su derecho a percibir los trienios que reclama, al considerar como tiempo de trabajo para su cómputo, también los periodos de tiempo previos a la fecha de antigüedad reconocida y prestados mediante contratos temporales.

El citado Convenio dispone que a los trabajadores eventuales que pasen a formar parte de la plantilla de personal laboral fijo, se le computarán los servicios prestados, a los efectos de antigüedad, salvo que la prestación de sus servicios hubiera tenido en algún momento solución de continuidad por más de tres meses consecutivos, hecho obstativo que no ha sido debidamente acreditado por el SERMAS, lo que lleva al Juzgado a aplicar la doctrina sentada en la Sentencia del Supremo de 20 de noviembre de 2014, según la cual, son computables los servicios prestados mediante contratos temporales, anteriores al reconocimiento formal de la antigüedad, aunque entre ellos se hubieran producido interrupciones significativas en la prestación de los servicios.

No obstante, sólo se estiman las diferencias retributivas que no han prescrito a la fecha.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos requeridos están marcados *