201610.26
0
0

No podrá demandar por despido el trabajador que evidencia por sus actos su voluntad de extinguir el contrato aún a pesar de que se retracte el día de la firma

Planteada la movilidad geográfica por la empresa, el trabajador dio muestras inequívocas de que optaba por la indemnización, expresando su conformidad a la resolución contractual en diversos correos electrónicos, por lo que, su arrepentimiento en el mismo momento de la firma no puede ampararse jurídicamente por evidente mala fe.

  • TSJ País Vasco, Sala de lo Social, Sentencia 1274/2016, 21 Jun. Recurso 1122/2016El trabajador recurrente en estos autos recibió comunicación de su empleadora por la que se le desplazaba a otra localidad. Disconforme con tal cuestión, comenzaron a cursarse correos electrónicos con la dirección en los que manifestó claramente su deseo de no movilizarse, y su opción por la extinción del contrato indemnizada con 20 días por año así como el acceso al desempleo.

Mostró el trabajador, mediante actos claros y concluyentes, su clara e irrevocable decisión de optar por la resolución voluntaria del contrato, invocando razones familiares; incluso se le remitieron todos los documentos precisos para la resolución con el fin de que los revisase, a lo que estaba el trabajador prácticamente de acuerdo excepto en algunas pequeñas puntualizaciones de la liquidación salarial.

Pero en el momento de la firma, la sorpresa fue que el trabajador firmó con la apostilla de «no conforme», sin dar ninguna razón por la que cambiaba de postura, y sin reintegrar a la empresa el importe de la indemnización percibida.

La empresa procedió a darle de baja en la Seguridad Social, y el trabajador reclamó por despido improcedente, demanda que fue estimada en el Juzgado de lo Social.

Ahora el TSJ no comparte la tesis de que la extinción fue un acto unilateral de la empresa y niega validez a la retractación del trabajador, porque su actuación, valorada en su conjunto y en su secuencia temporal, evidencia una mala fe que no puede ser objeto de cobertura jurídica.

No ofreció el trabajador ninguna explicación de su cambio de criterio, ni ofreció ninguna alternativa al respecto, aun siendo conocedor de que una vez finalizado el proyecto en el que trabajaba, la empresa no tenía la posibilidad de ofrecerle otro. El trabajador se limitó a expresar verbalmente el rechazo a un puesto de trabajo en otra localidad, pero recogió y firmó la documentación, incluida la relativa a la rescisión del contrato, firmando con el añadido «no conforme» que le permitía acceder a la prestación por desempleo, y cobró la indemnización por traslado, que no reintegró a la empresa.

El TSJ estima el recurso de suplicación interpuesto por la empresa y declara la falta de acción del trabajador, desestimando su demanda al no ser el despido improcedente. Formula su Voto Particular el Ilmo. Sr. Magistrado D. Florentino Eguaras Mendiri.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos requeridos están marcados *