201702.13
0
0

Los despidos realizados antes de la transmisión de una empresa implican readmisión en la empresa sucesora

Los despidos judicialmente impugnados por el trabajador y sin sentencia en la fecha en que se produce la subrogación implican readmisión en la empresa cesionaria de considerarse improcedentes. – La empresa cesionaria debe responder solidariamente de las obligaciones laborales pendientes con un trabajador de la empresa cedente cuyo contrato de trabajo se extingue antes de la sucesión y no ha sido por lo tanto cedido al nuevo empleador.

Fecha: 08/02/2017

El TS declara la responsabilidad solidaria de cedente y cesionario en las obligaciones laborales derivadas de despidos judicialmente impugnados sin sentencia en la fecha en que se produce la subrogación. La Sentencia TS, Sala de lo Social, nº 1014/2016, de 30/11/2016, Rec. 825/2015, ha matizado que la garantía de mantenimiento de la relación laboral que impone el art. 44.3º ET, no puede operar cuando se ha producido una previa extinción conforme a derecho del contrato, salvo supuestos de:

– fraude acreditado.

– que los contratos de trabajo continúen en vigor y no se hayan extinguido válidamente (despidos judicialmente impugnados en la fecha en que se produce la subrogación declarados improcedentes con posterioridad al cambio de empresario).

Siguiendo los tres primeros apartados del art. 44 ET:

«1. El cambio de titularidad de una empresa, de un centro de trabajo o de una unidad productiva autónoma no extinguirá por sí mismo la relación laboral, quedando el nuevo empresario subrogado en los derechos y obligaciones laborales y de Seguridad Social del anterior, incluyendo los compromisos de pensiones, en los términos previstos en su normativa específica, y, en general, cuantas obligaciones en materia de protección social complementaria hubiere adquirido el cedente.

2. A los efectos de lo previsto en este artículo, se considerará que existe sucesión de empresa cuando la transmisión afecte a una entidad económica que mantenga su identidad, entendida como un conjunto de medios organizados a fin de llevar a cabo una actividad económica, esencial o accesoria.

3. Sin perjuicio de lo establecido en la legislación de Seguridad Social, el cedente y el cesionario, en las transmisiones que tengan lugar por actos inter vivos, responderán solidariamente durante tres años de las obligaciones laborales nacidas con anterioridad a la transmisión y que no hubieran sido satisfechas.

El cedente y el cesionario también responderán solidariamente de las obligaciones nacidas con posterioridad a la transmisión, cuando la cesión fuese declarada delito.»

Cuando un despido estuviere judicialmente impugnado por el trabajador y no hubiere recaído sentencia en la fecha en que se produce la subrogación, no se desvirtúa las consecuencias jurídicas extintivas del mimo, por lo que siguiendo responsabilidades legales del citado art. 44ET, la empresa cesionaria debe asumir solidariamente las obligaciones laborales derivadas de ese despido y que no hubieren sido satisfechas, en este caso la readmision.

Dos maneras diferentes de interpretar el art. 44 ET

Para el Alto Tribunal el precepto puede ser interpretado de dos maneras diferentes, de una parte admite pensar que contiene en exclusiva una garantía de estabilidad en el empleo y de responsabilidad respecto a los trabajadores cedidos, pero también cabe entender que incluye como garantía añadida «una responsabilidad solidaria de los dos empresarios respecto de todas las deudas laborales del empresario cedente con respecto a sus trabajadores, tanto los cedidos como los no cedidos».

Repasando los antecedentes legislativos la Sala IV considera que la interpretación que procede hacer del precepto cuestionado ha de ser la misma que ya fue tradicional en nuestro derecho histórico, o sea, la que entiende que el legislador español, yendo más allá del comunitario, ha establecido que, «en caso de sucesión empresarial no solo se produce la subrogación de la nueva en los derechos y obligaciones del anterior respecto de los trabajadores cedidos, sino que ha mantenido la responsabilidad solidaria de ambas empresas respecto de las deudas laborales que la empresa cedente tuviera pendientes de abonar».


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos requeridos están marcados *