201706.13
0
0

La Seguridad Social debe reintegrar de los gastos médicos hospitalarios ocasionados a los afiliados españoles en el extranjero.

Siguiendo doctrina jurisprudencial el TSJ de Galicia ha declarado que la asistencia sanitaria por urgencia vital debe reintegrarse a los afiliados en España por la Seguridad Social. Se condena al SERGAS al reintegro de gastos médicos hospitalarios prestados en el extranjero por valor de 26.268,59 euros.  

Medicine doctor hand working with modern computer interface as concept

El TSJ de Galicia en su sentencia de 19/01/2017 ha establecido el reintegro de los gastos médicos hospitalarios ante la imposibilidad de acudir al servicio médico asignado. En estas circunstancias, recordando la doctrina de las Sentencia Social TS, Sala de lo Social, Sec. 1, Rec 1504/2009, 04-03-2010 y Sentencia Social TS, Sala de lo Social, Sec. 1, Rec 2194/2009, 13-07-2010, el TSJ señalan que en España la asistencia sanitaria está garantizada a todos los afiliados a la Seguridad Social, cualquiera que sea el lugar donde se encuentren, cuando se trate de supuestos que exijan atención inmediata por existir peligro para la vida o la integridad física del beneficiario. Y ese peligro existía tanto por la urgencia de la atención como por el hecho de que esa urgencia determinó la imposibilidad de acceso del beneficiario a los servicios de la Seguridad Social, al tratarse de «la aparición súbita de un cuadro clínico que requería una inmediata atención, con el fin de evitar que la demora pudiera perjudicar la supervivencia del enfermo, que se encontraba imposibilitado de acudir al servicio médico asignado».

Afirmaciones que la Sala de lo Social hace «con la cautelar precisión de que la existencia de «lista de espera» [con la consiguiente dilación en la asistencia médica debida] en manera alguna justifica por sí misma el derecho del beneficiario a ser reintegrado por la asistencia sanitaria prestada en centro ajeno a la Seguridad Social, sino que es preciso -para llegar a tal consecuencia- que concurra igualmente la referida «urgencia vital»; precisión con la que tampoco prejuzgamos -no se plantea en las actuaciones- la relación que pueda existir entre «lista de espera» y denegación de asistencia»»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos requeridos están marcados *