201704.04
0
0

Indemnización e intereses recibidos en compensación por un asesoramiento fiscal negligente: Tributación en el IRPF.

por en Fiscal

CASO PRÁCTICO 

Indemnización e intereses recibidos en compensación por un asesoramiento fiscal negligente: Tributación en el IRPF

PLANTEAMIENTO

Debido a un asesoramiento fiscal negligente en la transmisión de unas acciones, se le incoa a un contribuyente, por la Agencia Tributaria, un acta de inspección. Iniciadas acciones legales contra la entidad asesora, reclamando por los daños y perjuicios causados. Posteriormente se firma un acuerdo transaccional aceptando la entidad indemnizar al consultante.

Se pregunta acerca de la tributación en el IRPF de la citada indemnización.

RESPUESTA

La regulación de las rentas exentas se recoge en el Art. 7 ,LIRPF.

De los distintos supuestos que se recogen en el mencionado artículo el único que pudiera tener relación con el caso planteado sería el incluido en su párrafo d), que declara rentas exentas “las indemnizaciones como consecuencia de responsabilidad civil por daños personales, en la cuantía legal o judicialmente reconocida”.

No obstante, la DGT, en su consulta vinculante de 21/01/2013 (DGT V0157-13, de 21/01/2013), establece que dicha indemnización no se corresponde con la indemnización exenta del artículo 7, d), sino con una indemnización de daños y perjuicios que la entidad asesora se ha visto obligado a abonar, como consecuencia de la responsabilidad civil contractual (por la negligencia en el cumplimiento de la relación contractual que se establece entre la entidad y el cliente), por los daños producidos por el incorrecto asesoramiento prestado en la transmisión de unas acciones, daños que se corresponden con un perjuicio económico causado al consultante, es decir, daños patrimoniales pero no los daños personales (físicos, psíquicos o morales) que ampara la exención.

Descartada la aplicación de la exención referida y no estando amparada la indemnización por ningún otro supuesto de exención o no sujeción establecido legalmente, su calificación —a efectos de determinar su tributación en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas— no puede ser otra que la de ganancia patrimonial, pues la percepción de la indemnización comporta una alteración en la composición del patrimonio del contribuyente (incorporación de dinero) que da lugar a una variación (ganancia) en su valor, correspondiéndose así con el concepto de ganancias y pérdidas patrimoniales que establece el 33.1 ,LIRPF:

“Son ganancias y pérdidas patrimoniales las variaciones en el valor del patrimonio del contribuyente que se pongan de manifiesto con ocasión de cualquier alteración en la composición de aquél, salvo que por esta Ley se califiquen como rendimientos”.

A su vez, al no proceder la ganancia patrimonial de una transmisión, su cuantificación deberá realizarse por el total importe percibido como indemnización, sin minoración alguna, tal como resulta de lo dispuesto en el artículo 34.1,b) de la Ley del Impuesto, donde se determina que “el importe de las ganancias o pérdidas patrimoniales será en los demás supuestos (distintos del de transmisión), el valor de mercado de los elementos patrimoniales o partes proporcionales en su caso”.

Una vez calificada la indemnización como ganancia patrimonial, el hecho de no proceder esta ganancia de una transmisión de elementos patrimoniales conlleva su consideración como renta general (así lo determina el Art. 45 ,LIRPF), por lo que su integración se realizará en la base imponible general, tal como resulta de lo dispuesto en el Art. 48 ,LIRPF.

En caso de existencia de intereses indemnizatorios para resarcir al acreedor por los daños y perjuicios derivados del incumplimiento de una obligación o el retraso en su correcto cumplimiento, los mismos tienen el carácter de ganancias patrimoniales. Ganancia patrimonial no amparada por ninguno de los supuestos de exención establecidos legalmente y que, al no proceder de una transmisión, debe cuantificarse en el importe percibido por tal concepto. Así resulta de lo dispuesto en el artículo 34.1,b) de la misma ley, donde se determina que “el importe de las ganancias o pérdidas patrimoniales será en los demás supuestos (distintos del de transmisión), el valor de mercado de los elementos patrimoniales o partes proporcionales en su caso”. 

BASE JURÍDICA

– Consulta vinculante DGT nº V0157-13  (DGT V2901-13, de 01/10/2013)

– Art. 7 ,LIRPF

– Art. 33 ,LIRPF

– Art. 45 ,LIRPF

– Art. 48 ,LIRPF


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos requeridos están marcados *