201609.27
0
0

INCENTIVO FISCAL EN EL IRPF CUANDO EL ARRENDATARIO ES UNA PERSONA JURIDICA

por en Fiscal

La reducción del rendimiento por inmueble introducida para incrementar la oferta de las viviendas arrendadas y minorar el precio de los alquileres no se desvirtúa si en el contrato se determina su destino específico de vivienda de personas físicas.

Finalizado procedimiento de verificación de datos, la AEAT giró liquidación provisional en el IRPF rechazando la reducción del rendimiento por inmueble destinado a vivienda, incluida en la declaración del contribuyente al constar en el contrato como arrendatario una persona jurídica. Se da en el caso la particularidad de que el contrato de arrendamiento se suscribe para destinar el inmueble a vivienda habitual del director general de la compañía y su familia, y que expresamente se prevé como causa de resolución el cambio de destino. Resuelto el recurso presentado ante el TEAR en sentido favorable al contribuyente, la AEAT interpone recurso extraordinario de alzada para unificación de criterio.

A los efectos de determinar si el obligado tributario por IRPF, arrendador de un inmueble susceptible de ser utilizado como vivienda, tiene o no derecho a aplicar la reducción por las rentas percibidas cuando el arrendatario es una persona jurídica pero el inmueble se destina a vivienda de personas físicas, no es necesario estar al estricto concepto de arrendamiento de vivienda que expresa la Ley de Arrendamientos Urbanos, porque esta norma no pretende definir qué se entiende por arrendamiento de vivienda, sino, por contraposición a los arrendamientos para uso distinto del de vivienda, delimitar el régimen jurídico aplicable.

Ahondando en la finalidad última de la Ley reguladora del Impuesto, el incentivo adicional de la reducción se introdujo para incrementar la oferta de las viviendas arrendadas y minorar el precio de los alquileres, y el hecho de que el arrendatario sea una persona jurídica no desvirtúa esta finalidad, sino que incluso la favorece porque para el sujeto pasivo beneficiario de la reducción, la condición del arrendatario persona jurídica, sociedad o empresa puede ofrecer mayor confianza y seguridad como garantía del cobro de la renta o alquiler, por su mayor infraestructura y solvencia.

En definitiva, se trata de un incentivo a los propietarios de viviendas para ofertarlas en alquiler, y eliminar la reducción para el arrendador, solo por el hecho de que el arrendatario sea una persona jurídica, disminuiría la oferta de viviendas de alquiler en el mercado puesto que el propietario, si pretendiese aplicar el beneficio fiscal de la reducción de los rendimientos netos, sólo podría buscar como arrendatarios a las personas físicas.

El mero recurso al concepto de arrendamiento de vivienda plasmado en la LAU no es suficiente para negar el derecho al incentivo fiscal al arrendador cuando el destino del inmueble sea efectivamente el de vivienda, aunque se contrate como parte arrendataria con una persona jurídica. Siempre que quede debidamente acreditado que se trata del arrendamiento de un bien inmueble destinado a vivienda como residencia o morada permanente de una persona física, se da cumplimiento a la condición legal necesaria para aplicar la reducción, sin necesidad de que la vivienda deba ocuparse por el propio arrendatario.

El TEAC desestima el recurso y fija como criterio que resulta procedente la aplicación de la reducción en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas sobre los rendimientos netos derivados del arrendamiento de bienes inmuebles, cuando siendo el arrendatario una persona jurídica, quede acreditado que el inmueble se destina a la vivienda de determinadas personas físicas.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos requeridos están marcados *