201610.03
0
0

Criterios para determinar la sujeción al IVA de los servicios profesionales prestados por un socio a la sociedad a la que pertenece

Consulta vinculante  V2736-16, de 15 de junio de 2016 de la Subdirección General de Impuestos sobre el Consumo

La Dirección General de Tributos se enfrenta una vez más a la difícil cuestión de determinar cuándo los socios de una sociedad profesional son sujetos pasivos del Impuesto sobre el Valor Añadido. En el supuesto que se estudia, el socio es un economista de una sociedad limitada profesional, que presta servicios de asesoría laboral, jurídica y contable. Para el desarrollo de su actividad utiliza su propio vehículo y su propio ordenador, siendo la empresa la que factura a los clientes y asume los riesgos propios de la actividad.

Tras diversas resoluciones judiciales europeas, puede concluirse que para poder determinar si los servicios profesionales prestados por un socio a la entidad a la que pertenece hay que tener en cuenta cuatro aspectos:

– Respecto a las condiciones laborales, habrá que determinar el grado de independencia del profesional a la hora de procurarse y organizarse los medios materiales, pues si éstos son propiedad de la sociedad, el socio estará excluido del ámbito de aplicación del IVA.

– Por otro lado, ha de estarse también a la integración o no del socio en la organización de la sociedad, de tal suerte que habrá que determinarse si tiene autonomía a la hora de organizar su actividad, y si tiene capacidad de decisión respecto a los horarios de trabajo y vacaciones.

– En el aspecto retributivo, habrá que estar a si el socio soporta el riesgo económico de la actividad, lo cual puede deducirse de la contraprestación que recibe: si ésta se fija en función de un porcentaje de participación en los beneficios de la entidad o atendiendo a las cantidades facturadas a los clientes. En estos casos, en los que está unida su actuación profesional a los resultados económicos que percibe podrá deducirse que el socio asume el riesgo de la actividad.

– En último lugar, habría que tener en cuenta sobre quién recae la responsabilidad contractual frente a los clientes.

Dicho con otras palabras, en estos supuestos en los que el factor humano constituye un medio de producción muy importante, habrá de analizarse caso por caso, la concurrencia de las circunstancias expuestas a la hora de determinar si el socio es sujeto pasivo del Impuesto sobre el Valor Añadido o si su relación debe ser calificada como laboral, con sometimiento a la organización empresarial, con una retribución independiente de sus resultados profesionales y sin responsabilidad directa frente a los clientes por el desempeño de sus funciones.

Normativa aplicada: arts. 4, 5, 7.5 y 11 LIVA (Ley 37/1992)


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no se publicará. Los campos requeridos están marcados *